lunes, 24 de junio de 2013

Cerrado por descanso

  Y el séptimo día, descansó... hasta que se liberalizaron los horarios de apertura, y le tocó currar.

  Me parece tragicómico, que se den razonamientos tan absurdos como contradictorios, a la hora de hablar de la liberación de horarios. En concreto, me refiero a la apertura de comercios los domingos y festivos.

  Cada vez que se quiere cambiar una normativa, en el ámbito comercial, se habla mucho de dinero y empleo, como forma de crear en la sociedad, una idea errónea de lo que supondrá este cambio. Vamos por partes.

  En absoluto sirven para crear empleo. De ser cierto, las cifras del paro disminuirían, en lugar de aumentar. Por el contrario, crean una especie de "flexibilidad laboral" incompatible con la conciliación familiar.

  El empresario ve aquí una oportunidad de oro para aumentar beneficios y escatimar en gastos. Ahora se le puede cambiar el horario al trabajador, bajo demanda y sin consenso previo. Donde antes la jornada laboral era de lunes a viernes de tal a cual hora, ahora es de XX horas semanales. Al no especificarse días, se entiende que tan laboral es el día de año nuevo, como cualquier lunes. También se quitan de encima los incentivos por trabajar festivos, nocturnidades, etc. Es decir, que se trabajará más días, cobrando menos. No importa que el trabajador o la trabajadora tenga gente a su cargo, otras obligaciones personales que atender a parte del trabajo, alguna enfermedad, problemas de movilidad, etc. Esos factores han dejado de tenerse en cuenta, lo importante es que se deban a su empresa durante el mayor tiempo posible. Resulta paradójico, que hasta empresas que alardean de planificar sus horarios, de forma que sea compatible la vida laboral con la familiar, se comporte igual, que aquellas, que manifiestamente, les importa un carajo la vida personal de sus trabajadores.



  Y volviendo al punto anterior, al de crear empleo. Si la empresa es capaz de remodelar el horario de sus trabajadores de forma inteligente, hasta le sobra gente. ¿Tiene sentido?. Pues yo pienso que si. A la vista está que a los grandes comercios no les interesa tratar bien a sus clientes, sólo que compren y que se larguen. Y para eso no necesitan ninguna atención personalizada, ni que el personal tenga ni pajolera idea de lo que le están vendiendo, etc. Necesitan menos personal y más ventas.



  Me pregunto por qué se ha cambiado la simpatía del personal y su dedicación, por cheques regalo, por descuentos ficticios, por ofertas personalizadas, etc... ¿No sobra con tener unos precios razonables y una atención decente para que los clientes vuelvan? ¿Acaso la gente no vuelve a los comercios donde se les trata bien?¿Necesitamos que se nos compre con regalos?... Pues pienso, que, a falta de atención al cliente, nos compran con otras cosas (y nosotros nos dejamos comprar).

  El lado humano de la compra se ha evaporado, dando lugar a un acto mecánico de coger--> pagar--> largarse--> coger--> pagar--> largarse...
 También la parte vendedora se ha mecanizado, convirtiéndose en un reponer--> cobrar--> reponer--> cobrar... Sepa el cliente que la parte vendedora no puede romper esa cadena de "producción", ya que las exigencias de la empresa son claras, esto es, vender mucho y rápido. Tampoco tienen derecho a mostrar, el malestar que les provoca este cambio de condiciones, pues lo primero es la empresa. Para mas inri, en muchos sitios deben esconderse durante sus ratos de descanso, pues hasta los clientes los tachan de poco trabajadores.

  ¿Triste? SI.
  ¿Inevitable? NO.
  ¿qué puedo hacer yo? No comprar los domingos y dedicarlos a descansar, para propiciar que ell@s, también lo puedan hacer pronto.

4 comentarios:

  1. no compraremos los domingos, pero igualmente ellos tienen que trabajar, currar toda la semana, menos sueldo, muchas mas horas, y ademas si añadimos que le quitan la oportunidad de trabajar a los jovenes, que tenemos, un ministro cabron, aprovechado, que solo se preocupa por el,y que van a poner trabajar ademas hasta los 70 años, hasta donde vamos a llegar, es la pregunta.....................

    ResponderEliminar
  2. Pienso que tendrán que trabajar, mientras tengan clientes. Si dejan de tenerlos, al final les obligaríamos a cerrar ya que no les saldría rentable. Esa es la idea...

    ResponderEliminar
  3. Cierto, si no es rentable cerraran los festivos.
    Pero no les importa.Lo que verdaderamente quieren ya lo tienen, que no es otra cosa que someter a los trabajadores.
    Me explico,someter amparados por la ley. Para que cuando te humillen con horarios abusivos o descabellados,tu y yo solo podamos decir "SI BUANA".
    Sin entrar en que ya puestos;AMENAZAS DE DESPIDO.DE BAJADA DE SUELDO.DE CAMBIO A LUGARES MAS LEJANOS CON LA MISMA RETRIBUCIÓN ..........................
    Pero no olvidar nunca que un empresario sin trabajadores es como un trabajador sin trabajo.

    ResponderEliminar
  4. De eso se trata, de hacerles valer su derecho al descanso los domingos. Nosotros como clientes podemos forzar la situación, aunque no podamos evitar otros abusos (o a lo mejor si no se...). Ya sabemos que los trabajadores seguirán sufriendo, de una, o de otra forma. Pero algo es algo...

    ResponderEliminar